X X

Buscando plataformas tecnológicas para agilizar sus procesos?

Rellene el formulario que entraremos en contacto

|

hable con nosotros +55 51 3346-3990

Teléfono

BLOG

Autogestión en los sectores de food service y restaurantes

Mientras la industria, el segmento agropecuario y tantos otros sectores adquieren novedades año tras año, no es difícil, aún hoy, encontrar restaurantes que funcionan exactamente de la misma manera que operaban hace 20 años.

El cliente realiza el pedido al mozo, el mozo anota el pedido en un papel, lo lleva a la cocina, el cocinero prepara el plato, el pedido es entregado por el mozo, el plato es consumido por el cliente, el cliente pide la cuenta, paga y se retira. Fin de la historia.

Pero esta historia viene cambiando (¡mucho!) estos últimos años. El sector de alimentación, así como todos los demás, viene percibiendo cada vez más el valor de utilizar la tecnología para mejorar la eficiencia y la rentabilidad de sus negocios.

Experiencia del cliente

Hoy vemos numerosas soluciones enfocadas en este sector: gestión financiera, de stock, de ventas, pedidos online, aplicaciones de fidelidad, wi-fi para clientes, autogestión en menús digitales o tótems. Todo ello con el objetivo de optimizar recursos y facilitar el día a día del operador del restaurante para que este pueda concentrarse en el foco principal de su negocio: ¡la experiencia del cliente! Eso mismo, el foco del restaurante ya no está en la comida por sí sola, sino en su cliente.

Este es un cambio que ocurre en todo el sector del comercio, y aún más en restaurantes. La palabra “restaurante” tiene su origen en el latín “restaurare”, que significa “restaurar”. Y más que nunca, en el ajetreado día a día de la mayoría de las personas, es exactamente eso lo que el cliente busca cuando elige un restaurante: ¡una experiencia restauradora! Es el momento en que va a pausar su día para alimentarse, reponer energías y, principalmente, compartir buenos momentos con sus familiares y amigos.

Tendencia para los restaurantes

Entonces, cuando hablamos de las principales tendencias de 2018 para este sector, acierta quien dice: ¡foco en encantar al cliente! Y para ello, no basta solamente servir una buena comida. Principalmente en un sector tan concurrido, los clientes están cada vez más exigentes y buscando experiencias impecables en todos los detalles.

Es aquí donde entra la tecnología para ayudar. Según datos de la NRA (National Restaurants Association), entre las tecnologías consideradas más importantes para adquirir los próximos años, el 37 % se refiere a pedidos vía cliente, el 25 % se relaciona con programas de fidelidad, y otro 25 %, con medios de pago.

De hecho, ya vemos consolidado este movimiento en el mercado internacional. En los Estados Unidos, por ejemplo, prácticamente todas las grandes redes ya operan con terminales de autoservicio, con menús digitales o con aplicaciones para pedidos. Lo mismo ocurre con programas de fidelidad y recompensa a través de aplicaciones. Las billeteras virtuales para realizar pagos también vienen siendo cada vez más comunes, principalmente en mercados como el de China y Japón.

Aquí en Brasil, las aplicaciones para realizar pagos y para fidelidad están conquistando espacio de forma modesta aún, debido a una limitación del uso de smartphones por parte de la población (aquí en Brasil, cerca del 60 % de la población posee un smartphone, mientras que, en los Estados Unidos y Europa, este número ronda el 80 %), pero en cuanto a los pedidos vía cliente, observamos un crecimiento considerable este último año, principalmente con la utilización de terminales de autoservicio en grandes redes como Mc Donald’s, Madero, Bob’s, entre otras.

Para los restaurantes que no siguen la línea Fast Food o Fast Casual, la opción que viene ganando espacio y la aceptación de los clientes son los menús digitales en tablets, que permiten una atención más ágil y sin errores, con personalización, y permitiendo que el mozo sea un consultor de la casa, encantando al cliente con una buena atención.

El hecho es que esta es solo la punta del iceberg y aún hay muchas cosas buenas por venir para mejorar la experiencia de consumo del cliente, y la pregunta que nos queda es: ¿cómo usted está planeando utilizar la tecnología y mejorar su negocio?